Impermeabilización

La impermeabilidad de un material, es la capacidad que tiene éste, de evitar que un fluido lo atraviese o altere su estructura.

Uno de los servicios que más nos demandan a la hora de rehabilitar piscinas es la impermeabilización del vaso que debido a una serie de circunstancias a perdido su  estanquidad (heladas muy fuertes, desplazamientos de tierras, etc.). Resaltar que podemos considerar que tenemos problemas de fugas cuando la pérdida de agua supera una ficha, ficha y media a la semana, que es la variación común debido a la evaporación.

Esto sucede tanto en piscinas de obra, como en las de poliéster, aunque sucede con más frecuencia en éstas últimas debido a que el material no es tan resistente. 

 

En cualquier caso, antes de impermeabilizar una piscina es conveniente realizar una prueba de estanquidad ya que quizás la pérdida de agua provenga de la instalación de la piscina y no del propio vaso. Esta prueba se realiza con la piscina vacía y tubo por tubo para comprobar que no existan fugas. (Un buen indicativo de que un tubo está dañado es que la pérdida de agua se detenga en un punto concreto, normalmente justo debajo del Skimmer o de la boca de Limpiafondos)

 

Si, tras realizar la prueba se verifica que los tubos están bien y que la pérdida de agua es por algún problema con el vaso llega tomar al decisión de cual es la mejor solución para arreglar el problema. Llegados a este punto se nos ofrecen 4 alternativas que analizaremos a continuación.

 

  • Lámina armada: esta opción consiste en una doble capa de lámina armada soldada interior y  exteriormente con policloruro de vinilo liquido. Es decir, mediante calor.

 

  • Poliéster: se trata de fabricar un vaso de poliéster dentro de la propia piscina. Esta solución se realiza indistintamente en piscinas de obra o fibra. En primer lugar se chorrea de arena toda la piscina con el objetivo de preparar la superficie para el propio proceso de impermeabilización. A continuación se imprima la base con resina de poliéster colocándose una capa de fibra mojada con la propia resina. Seguidamente se aplica una segunda capa de fibra con resina. Por último se da otra capa de resina de poliéster antes de dejarlo secar. Una vez seco, se lija el vaso, se sellan las impulsiones y otras zonas necesarias con masilla de poliuretano y finalmente se pinta con un producto llamado top-coa de color azul.

 

  • Poliéster más revestimiento vítreo:  el proceso es similar al caso anterior, pero se finaliza preparando el vaso para revestirlo con gresite. De tal forma que el acabado es similar al de una piscina de obra sin apreciarse que se ha realizado una impermeabilización.

 

  • Solución constructiva: en este caso se “fabrica” un vaso de obra dentro de la piscina. Sólo se puede realizar en el caso de piscinas de obra y es la solución que más dificultades entraña.

En muchomasquepiscinas ofrecemos 10 años de garantía de estanquidad en todas las soluciones.

A continuación hemos seleccionado unas fotos para ejemplificar un caso de impermeabilización de una piscina.

20161025_091413 1º Se chorrea con arena a presión.20161026_110536 2º Aplicación fibra20161027_112520 20161103_094619 3º Revestimiento 20161108_1014394º Resultado final antes del llenado.